lunes, 5 de mayo de 2014

Crítica Lego Marvel Super Heroes (PC)

“Superhéroes desmontables en Nueva York”



Tras adaptar a Lego distintos universos como los de Star Wars o, más cercano en el tiempo, el universo de DC cómics (por dos veces, además) esta vez le tocaba a la editorial Marvel hacer pasar a sus principales personajes por el curioso prisma de esta empresa de bloques interconectados.
Esta vez, lo que podría llamarse “base de operaciones”, no se queda en los pasillos de un campus (caso de la saga de Lego Indiana Jones) o en una cafetería interestelar (Star Wars). El mundo a explorar libremente consiste en la nave de SHIELD, donde dispondremos de las principales opciones de juego, y en una gran parte de la ciudad de Nueva York donde tienen cabidas multitud de edificios reales e inventados por la editorial Marvel.

Guion: El juego empieza con la visita (algo accidentada) de Estela Plateada, emisario de Galactus, el devorador de mundos. Por el camino, sin embargo, se entromete un grupo de los más característicos archivillanos de la franquicia Marvel. A saber: Doctor Muerte (de los 4 Fantásticos), Loki (de Thor) y Magneto (de X-men).
El jugador deberá seguir un hilo conductor de la acción que le llevará desde el edificio de los 4 fantásticos hasta el propio espacio exterior.
Y es que este es precisamente uno de los puntos fuertes del videojuego, la opción de visitar escenarios que no sólo le sonarán a aquellos que hayan leído los cómics (como el edificio Kronas, aparecido en los cómics del Capitán América) sino también a todo aquel que haya visto las películas. De cualquier forma, la agente María Hill se encarga de hacer una breve descripción antes de cada escenario gracias a la cuál podemos saber, por ejemplo, que en el castillo del Doctor Muerte se coge bien la WiFi.
El característico humor de los juegos de Lego aparece casi en todas las escenas de vídeo, arrancándote una carcajada de vez en cuando.

Gráficos: Los gráficos, debido a las principales características de esta saga de juegos, parecen haber quedado anclados y es que crear un mundo a base de piezas desmontables no parece dar mucho de sí. El jugador tendrá ocasión de ver una y otra vez el mismo revistero o cajón de SHIELD rompibles y quedará anonadado tras vencer varias veces a un robot gigante (Centinela de los X-men) que soltará infinidad de monedas de lego que desaparecerán a los pocos segundos.

Jugabilidad: El jugador seguirá teniendo la misma libertad para romper cosas que en el resto de juegos de la saga, esta vez pudiéndose aderezar con cargas imparables de Hulk y compañía.
Como en todos los juegos de lego se dispone de varios tipos de personaje con los que superar distintos puzzles o jugar de una determinada manera, así, por ejemplo, tenemos a los personajes con Superfuerza, con capacidades Psíquicas o con capacidad de derretir algunos metales con rayos láseres.
Los puzzles, en general, no presentan mayor dificultad que la de acercarse con el personaje adecuado a la zona adecuada. Instantáneamente te aparecerá un mensaje de ayuda de juego que te dirá exactamente qué botones pulsar o, en caso contrario, puedes dedicarte a destruir objetos hasta que puedas avanzar.
Pero lo peor es el movimiento de vuelo y el de algunos vehículos. El juego te da la opción de aumentar tu velocidad de vuelo pulsando rápidamente el botón correspondiente, lo que te llevará casi siempre una calle más allá de donde querías parar. Una pena que este aumento explosivo de velocidad no pueda aplicarse al vuelo vertical obligando al jugador a elevarse muy lentamente hasta llegar a la azotea de algunos edificios.
Si te atreves a usar la máxima velocidad de un vehículo verás que la capacidad de control se reduce más que considerablemente, por lo que en ocasiones tendrás que elegir o bien ir a paso de tortuga en tu coche-lego o dar por sentado que no vas a ganar una carrera contra un personaje no jugador.

Sonido: El doblaje al castellano es correcto a pesar de no contar con los dobladores “oficiales” y a que la voz de Thor sea más adecuada para el personaje de Nick Fury que para el propio dios asgardiano. Como pasa en cualquier doblaje se pierden algunos juegos de palabras pero se puede decir que, en general, se defienden bastante bien.
Se mantienen los mismos sonidos de rotura de objetos lego y se acompañan esta vez por sonido de rayos, cohetes y demás parafernalia armamentística que te hacen creer realmente que estás disparando ese tipo de munición.
Por otra parte la música es sencilla, sin grandes temas musicales ni pretensiones de que quieras comprarte la OST del videojuego, acompaña adecuadamente al juego y pone énfasis épico en las partes en las que hay que ponerlo.

Conclusión: Es un juego claramente dirigido a un público joven o que no tenga ganas de enrevesados puzzles o de juegos de profundidad psicológica insondable. Es bueno para pasar el rato y ver cómo puedes romper cosas con impunidad o bien para jugar como uno de tus héroes (o villanos) Marvel favoritos.

6

No hay comentarios:

Publicar un comentario